Los cambios de look nos apetecen constantemente, pero creo que hay temporadas que tienen más demanda de ello, y la vuelta de las vacaciones o el comienzo de una nueva etapa con retos por cumplir es una de esos ejemplos.

Como peluquera os puedo decir que las chicas a día de hoy buscan la naturalidad y el no estar encadenadas a su peluquero, y justo sobre eso hablaremos hoy aquí en los tres cambios que os traigo.

En éste artículo veremos tres ejemplos de rubios en diferentes tonalidades y cómo darle vida a tu color habitual.

En el primer caso tenemos a una clienta pelirroja con un color uniforme. La idea era darle más movimiento y luz a su cabello.
A base de 2 técnicas de color y mechas conseguimos éste resultado. Seguimos manteniendo el color rojizo, conseguimos un color natural que delicadamente pasa hacia un color más claro y además ella misma se puede retocar la raíz, aunque con un poco de cuidado para no perder el trabajo realizado.

 

En el segundo caso se trata de una clienta que tiene un rubio al que no hay manera de quitar el tono amarillo anaranjado por muchas mechas o pruebas de color que se hicieran, así que nos arriesgamos con un color un poco más oscuro.
Primero hicimos unas mechas mezclando varios estilos/técnicas y después aplicamos el color.
Lo que conseguimos es un color que en la raíz está más oscuro y que hacia las puntas es más claro por mechones, y todo por la técnica antes mencionada.

 

Y en el tercer caso tenemos a una clienta que tenía un rubio muy claro a base de mechas. Aunque ahora le apetecía algo diferente, quería seguir con el tono claro.
Lo que realizamos aquí fue ¨difuminar¨ el color oscuro hacia el rubio que ya se tenía. Un resultado natural y además podría tardar más tiempo antes de su próxima visita a la peluquería.

Para hacer un color que tenga más vida, iluminar el color base o hacerse un cambio de look como veis no es necesario que sea algo drástico y arriesgado. Es todo cuestión de probar cosas muy sutiles, pero que al mismo tiempo favorezcan.
El corte y el color pueden cambiar tu imagen favoreciéndola o todo lo contrario, pero no hay forma de saber si algo te quedará bien o no hasta que no lo pruebes.
Así que os animo para que tengáis más valor frente a los cambios de look. Probad y disfrutad de los colores o cortes que os apetezcan.