Hay diferencia entre los productos de belleza como entre una crema de día y una crema de noche, entre un champú para volumen y un champú para cabello dañado, etc. Hay diferencias entre un producto u otro, y creo que al cliente final no se le informa adecuadamente para que sepa el producto que necesita y para qué.

A día de hoy en cuestión de estética y tratamientos para el cuidado personal tenemos tantos productos, tratamientos e innovaciones continuas, que ya no sabemos el qué y para qué es exactamente el producto que manejamos.

En mi experiencia personal creo que al cliente no se le informa correctamente sobre los resultados de los productos porque muchas marcas van enfocadas a la venta y no al bienestar o al resultado final del comprador. Y os diré por qué generalizo: MUY pocas veces me he encontrado con vendedores que realmente se preocupen por el cliente. Van a full con el fin de completar la venta y no profundizan a la hora de aconsejar.
Me he encontrado con muchos desastres de mis clientes/amigos que han hecho compras de productos en cantidades desorbitantes y a los que al final no les vale el 80% de todo ello, no porque el producto sea malo, sino porque no es el adecuado o el más indicado.
Por eso aquí os enumero ciertos detalles que tendríais que tener en cuenta a la hora de comprar:

1 – ¡Hay diferencia entre una piel deshidratada y una piel seca!
Es muy diferente de efecto una crema para una piel deshidratada de una crema para piel seca.
Es relativamente complicado hacer la diferencia entre estos dos síntomas. Por eso es mejor dejarse aconsejar por los profesionales. No por la marca, sino por profesionales. Hay muchos puntos de venta de marcas donde los vendedores son personas con experiencia en cuestión de tratamiento para que puedan asesorar con criterio. El producto no es el mismo para las dos cosas.
Para una piel deshidratada (que muchas veces aparecen en pieles mixtas) se aconsejan cremas a base de agua para hidratar o para darle ese chute de hidratación sin aportar más grasa. Para una piel seca es todo lo contrario, y se aconsejan cremas que aporten más grasa.
Informaos bien antes de comprar una nueva crema o tratamiento para la cara.

2 – Uno de los motivos de la caída del pelo es la mala higiene o el producto inadecuado.
¿No os ha pasado que al decir que te cae mucho pelo, lo primero que se te ofrece es un tratamiento anti caída? Lo que hay que averiguar en primer lugar es el porqué. El motivo más obvio es el stress, pero también al no lavarlo correctamente provocamos este resultado, al igual que si utilizamos el champú o el acondicionador que no es para tu tipo de cabello.
La vitalidad de tu cabello depende del cuero cabelludo. Eso es lo que debes cuidar.
Ejemplo: Si tienes un pelo largo y graso, pero las puntas secas, lo que tienes que hacer es tener dos productos distintos para cada cosa: un champú que limpie muy bien el cuerpo cabelludo y una crema específica para las puntas secas. Ojo, sin tocar la raíz, porque entonces no sirve de nada todo.
Otro ejemplo: Si tienes un pelo natural, sin problemas obvios, pero la raíz del cabello desprende un olor como a sucio, es porque el cuero cabelludo no está bien lavado. Esto mismo puede provocar problemas de caída.
Cuando te lavas el cabello, el champú va en primer lugar para la raíz.

3 – Hay diferencia entre el Peeling y la Exfoliación.
Es una diferencia mínima, pero la hay.
El exfoliante es un producto que contiene pequeñas partículas que retiran las células muertas de la piel y dejan la piel limpia y renovada. Dependiendo del tipo de piel, se elige el exfoliante. No puede ser el mismo producto para una piel mixta que para una piel sensible.
El peeling como norma general es un tratamiento dermatológico hecho por especialistas en estética. Aunque ahora tenemos tratamientos de peeling de venta en tiendas. Como entenderéis, son tratamientos menos invasivos y con un resultado que va incrementando con el tiempo de utilización.
¿Por qué digo que se parece a la exfoliación?
El peeling también es un tratamiento que ayuda a quitar las células muertas de la piel. La diferencia es que el peeling va más profundo, limpia la piel desde dentro y también ayuda para las pequeñas líneas de expresión y los poros abiertos.
Mientras la exfoliación es más superficial, el peeling es más profundo.

4 – Otra vez volvemos al tema del cabello: no es lo mismo un serum que un aceite.
Un serum es un preparado químico compuesto por silicona y aceites. Su función es facilitar el peinado, dar brillo al cabello, protegerlo y evitar los daños por agentes externos.
Un aceite es un líquido graso extraído de alguna planta o de semillas. Su función es reparar los daños y también prevenirlo.

5 – No es lo mismo un alisado con queratina que un tratamiento de queratina.
Un alisado de queratina es un tratamiento relativamente químico que alisa la estructura del cabello. Y como resultado tienes un cabello liso para una x temporada de tiempo.
Un tratamiento de queratina es un tratamiento que uno se puede hacer en casa (¡aunque no es lo más aconsejable!) o en el lavabo de su salón. El resultado mejora la estructura del cabello, aporta más brillo o quita la fosquedad.

Por favor informaos bien cuando realizáis una compra.
Por favor no os dejéis llevar por las técnicas de venta de los vendedores.
Tened claro lo que necesitáis para renovar los productos de cuidado personal y no vayáis a por ¨el oro que brilla¨.

¡Para cualquier duda, no dudéis en escribirme y os ayudaré encantada!